¡Más duradero que el bronce, más duradero que el mármol!

Por: Justo Soto Castellanos

Filósofo, Profesor UBV

¡Un monumento más duradero que el bronce, más duradero que el mármol, le haremos a nuestro Eterno Comandante!

Un monumento que el tiempo no podrá destruir y le hable a las futuras generaciones de la fortuna que tuvimos de vivir en los días, en los que, un hijo de Sabaneta, la humilde, siguiendo a su corazón, sirviéndole a su pueblo, se elevó a las alturas en las cuales todos los que le conocimos nos consideramos bienaventurados y vimos en él al hijo del pueblo ¡Al pueblo mismo hecho amor!…

Un monumento que sea testimonio de su vida que nunca se extinguirá, que fue lucha, sufrimiento y victoria, para llevar a los pobres de la tierra el calor de la fraternidad, de la solidaridad, del amor, que nunca habían tenido y que, mediante sus acciones, alejadas de los poderosos del mundo, de los opresores, de los explotadores, ayudó al pueblo a tomar conciencia del valor de la independencia para servir a la humanidad…

Un monumento que les muestre el camino, a todos aquellos que vendrán buscando sentido a la existencia y les indique que la vida es amar al necesitado, servir a los otros, ya que a través del servicio, en la entrega, él encontró el ser,  enriqueció su existencia y fue llamado “corazón de mi patria”, “bendición de los pobres”,  “santo benefactor”…

Un monumento que manifieste todo el amor de que es capaz el ser humano, al grado de entregar la vida y llegar al sacrificio por servirle a la Patria y partir a enfrentar la muerte cantando: “Patria querida, tuya es mi vida”… entendiendo que la Patria es humanidad, que se humaniza en el servir, en el hacer más humana a la humanidad…

Un monumento que durará más que el bronce y que la piedra, porque será agua de vida, que vivificará a la humanidad  toda y que en el silencio de los tiempos hablará de los hijos de esta tierra que entregaron todo por amor y fidelidad a la tierra, por “la mayor suma de felicidad posible” para sus hermanos…

Un monumento no petrificado, que será acción, será vida, la cual se consume y se perpetúa en el corazón y en la razón de los otros, multiplicándose en humanidad, en solidaridad, en prácticas liberadoras, redentoras, constructoras de nueva vida, para que viva la vida en el amor, en plenitud…

Un monumento que será revolución permanente, vida vivificante, que no se detendrá y que hará una humanidad nueva, forjada en el amor a la vida digna, en  el amor a la humanidad, el amor al planeta y a sus criaturas…

Un monumento, en el cual lo seres humanos buenos, de este tiempo, dejarán a los que vendrán algo de sí, como testimonio de esperanza, de que la humanidad seguirá creciendo en el servicio y en el amor, en la fidelidad a la Tierra Madre y a toda la vida, lejos del capitalismo depredador, egoísta, suicida…

Un monumento viviente que es fe en la humanidad, es entrega al otro, al necesitado, es esperanza en un futuro cada día mejor, en un mundo más humano, es amor a la vida, a la humanidad y a la tierra… ¡Es socialismo!

Un monumento que será el fruto que alimentará a los pobres de la tierra y juntos seguiremos, por los tiempos que vendrán la obra de construcción del Socialismo Bolivariano, Chavista, Venezolano, Latinoamericano, Mundial…

¡Un monumento más duradero que el bronce y que el mármol porque es vida en abundancia!…

Estamos todos convocados a construir, aportando nuestra voluntad de vida y su manifestación, nuestro Voto, que hace presente nuestra historia, nuestras luchas, nuestros sufrimientos, nuestra fe, nuestras esperanzas y nuestro amor, este domingo 14 de abril; para que ese monumento de vida se levante y sea testimonio vivificante, frente a los pueblos de la tierra, eligiendo a nuestro hermano Nicolás Maduro, por voluntad de nuestro Eterno Comandante continuador de su obra, como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela,  servidor de los hijos del pueblo, de los pobres del mundo.

Hoy, más que nunca, con nuestro voto haremos ese monumento viviente a nuestro regalo de Dios, a nuestro pueblo hecho hombre y ahora, nuevamente, hecho pueblo… ¡Nuestro Chávez!

Porque nuestro monumento a este Gigante, a nuestro Eterno Comandante, es la vida digna, la nueva humanidad, la preservación del planeta y con esto, la preservación de la Patria… ¡El Socialismo Bolivariano, Chavista!

Juntos, con nuestro Comandante, hoy y siempre… ¡Viviremos y Venceremos!

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.