Mi amado Huguito, nunca te olvidaré

Huguito, fuiste, eres, y seguirás siendo mi Presidente, hasta que Dios cierre mis ojos, y volverte a ver.

Nos diste todo, tu amor, comprensión, sabiduría, salud y hasta tu vida, por todo eso eres eterno…

Pasar a tu lado, era como sentir: felicidad, amor, grandeza y unas ganas de llorar de la emoción, eso me pasó a mí el día que te conocí en persona. Y para mi sorpresa miré a mi lado y vi a mi esposo, con los ojos llorosos y el bello crispado de la emoción, eso lo hacías sentir tú, tan solo con tu presencia.

Dios te bendiga, y si alguien merece tener un lugar en el cielo. Ese lugar te lo ganaste tú…

Luz Serrano Venezuela

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.