Mi encuentro con Chávez aquel 24

Un 24 de diciembre del año 2008, yo, Edwin Adrian Velásquez Zapata, mejor conocido como “el Bachi”, conocí al gigante de América, al máximo líder de la Revolución Bolivariana, al Comandante Hugo Chávez, recuerdo bien que para entonces yo trabajaba en la Fundación Misión Cultura, pertenecía al equipo político de Héctor Soto, quien para entonces era ministro de Cultura, era 24 de diciembre y el Comandante ofreció una misa navideña en la Iglesia Nuestra Señora de las Mercedes, ni Soto, ni Antonieta De Stefano quien para entonces era presidenta de dicha misión, por causas que desconozco entraron a dicho recinto, por el contrario la propia Antonieta consideró a una delegación de cuatro personas que ingresamos por ellos.

Yo confieso acá que soy ateo, pero aquella misa lo valía todo, solo estaba el equipo del alto gobierno y el Alto Mando Militar, y allí nosotros, cuatro del pueblo, mis tres compañeras y yo, a tan solo 10 metros de aquel hombre que para mí era mi ejemplo a seguir.

Una hora o dos, no lo recuerdo bien, pero no importaba el tiempo entonces, culminó la misa y todos se fueron, pero allí quedó él junto a parte del Alto Mando, y al fondo nosotros, intactos, esperando a que nos sacaran de aquel lugar, mientras él conversaba, yo lo hacía con Omairita, una de mis compañeras que estaba a mi lado derecho, y recordé que en mi billetera guardaba una carta que no era mía, carta que hacía un tiempo me había entregado mi padre, pero tampoco era de mi padre, a él se la había entregado un amigo, un joven ingeniero que tenía en mente un proyecto que según, contribuiría al desarrollo del país, yo no tendría por qué dudarlo, y saqué aquella carta bien particular porque estaba escrita en clave morse, la desdoblé y la volví a doblar con la intención de evidenciar aquel escrito.

Y en efecto sucedió lo que deseaba, volteó Hugo Chávez y nos vio al fondo, solo cuatro gatos quedábamos allí, a unos diez metros, y se vino hacia nosotros, se nos acercaba y yo aún dudando si pasaría de largo o nos saludaría, o algo, cualquier gesto sería suficiente para mí.

Así como si nada se frenó justo frente a mi persona, me vio directo a los ojos y el tiempo se frenó con él, todo fue como en cámara lenta, se paralizaba el tiempo y a la vez pasaba tan rápido, era mi momento de compartir con la historia, eran sus ojos y los míos estrechando abrazos de amor, yo frente a mi líder, a mi padre político, a mi inspiración ideológica, a mi decisión de vida; me dio aquel fuerte estrechón de manos con la derecha y posando la izquierda sobre mi hombro me preguntó con aquella voz de héroe: ¿Cómo está la juventud?.

¡Bien! fue mi sencillísima respuesta, yo firme frente a él procedí a decirle: Comandante permítame entregarle esta carta, es un proyecto de un joven ingeniero -y antes que dijera nada aclaré- ¡no soy yo!

Él la tomó y la observó, noté su extrañeza y le dije: Prométame que lo va a leer, inmediatamente me preguntó:  ¿Y qué me prometes tú?, y sin pensarlo dos veces respondí: Que seguiré luchando para algún día trabajar con usted- Sonrió, y dándome una palmada en el rostro dijo: entonces la voy a leer- la guardó en el bolsillo izquierdo de aquella chaqueta verde y procedió a saludar a mis compañeras.

Jamás olvidé aquel momento, era mi regalo de navidad, mi niño Jesús, mi mayor alegría; no había cámaras, no teníamos forma de retratar aquel instante de la historia, pero a mí eso no me importaba mucho, yo estaba feliz y había hecho una promesa sin saber que entonces ya yo trabajaba con Hugo Chávez, que cada vez que estaba haciendo revolución, estaba construyendo la revolución de Chávez, que es la misma Revolución del pueblo.

Cumpliré lo que te prometí Comandante, seguiré luchando para trabajar contigo siempre, tú eres un pueblo, no hay otro camino, no queremos otra opción, tú eres nosotros y nosotros somos Chávez.

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.