Para mi eterno Comandante

Cuando te vi ese día en las pantallas de televisión, ese 4 de febrero dije “ese es el hombre”, solo tenia 21 años y te incrustaste en mi corazón como una astilla de madera, no me hizo daño, al contrario, se hizo parte de mi, allí quedaste.

Luego que saliste de la cárcel, el 1995, volví a verte esta vez personalmente, estabas dando un recorrido por el barrio donde vivía aquí en mi Charallave querido, mi hija mayor de apenas un año iba a comprar un “heladito”, mi vecina y yo la estábamos acompañando cuando de repente te vimos y exclame “manita mira a Chávez”; te detuviste y empezaste a decirnos que teníamos que hacer patria para esos niños y niñas, y señalaste a mi hija, no solo eso la cargaste con tanto cariño que pensé, “este hombre podría ser mi padre” el que por circunstancias de la vida no estuvo conmigo en mi proceso de crecimiento. Te interrogamos muchas cosa nos dijiste entre tantas pregunta estuvo esta: Chávez te vas a lanzar a las presidenciales, nos dijiste que estabas indeciso, a lo que te conteste: Chávez aquí hace falta quien tome las riendas de este país un hombre con agallas y que ame tanto a esta tierra como lo has demostrado tú, él, se sonrío y me acordé en ese momento de la “Canción Bolivariana” de nuestro Alí Primera.

Seguiste tu camino, pero en mí quedó la emoción de que cargaste a mi bebé y el haber hablado con nosotros los pobres de ese sector. Luego, en 1998, fueron las presidenciales donde ganaste por ese amor que nos demostraste siempre y como siempre dijiste , “amor con amor se paga”.

Tuve otro contacto contigo ya para ese entonces tenia dos niños más, eran finales de 1999, me estaba quedando sin casa sabes, por aquello de que los pobres invadíamos y hacíamos casas en terrenos de alto riesgo, no fuimos la excepción y fuimos a Radio Nacional, sí, porque allá ya estabas empezando a hacer tu entrañable “Alo Presidente” salió tu edecan con este recado de tu parte: “vayan a la Plaza Bicentenaria, allá el presidente promete hablar con todos y cada uno de ustedes” habilitaron transporte, y ya estando en el lugar mencionado, nos dieron hidratación. Apenas terminaste el programa nos fuiste a atender inmediatamente. Al día siguiente había una comisión de defensa civil y nos sacaron rápidamente del lugar, estoy viviendo en Ciudad Miranda con mis hijos ya tengo cuatro vivimos felices y dignificados, pero ¿¿sabes que?? Este dolor que recibimos el 5 de marzo de este año no sabremos si lo asimilaremos pero ese dolor si sabemos que se va a transformar en la fuerza para consolidar esta hermosa revolución…

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE COMANDANTE…!!!!

Roselys Muñoz Miranda

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.