Te sentimos en el mirar, en nuestro andar, en el vivir

111

Para comenzar a contar una simpática historia en esta noche Varguense de un viernes costero 22 de marzo de 2013 recuerdo una canción y cito sus letras iniciales agregándole una variante afirmativa: “Hay momentos en la vida para los que [sí] nací…”  es la frase que me viene a la mente al poder sentir la alegría de mi gente, en sus rostros, en su andar, inocencia en héroes anónimos… algunos silenciosos hombres y mujeres que construyen día a día patria, la patria buena … cada historia para pintar en un libro de amor… y en ese libro de amor vuelve mi pensamiento de las pinceladas amorosas de nuestro Comandante CHÁVEZ. Vuelve y ratifico lo que plasmé en melancolía el 06 de marzo: Todos los tiempos viven y vivirán en ti Comandante. Tu grandiosa y heroica humanidad inmortalizada en nuestra sangre con tus pinceladas…tus pinceladas de colores sabor a humildad, compromiso, vida, amor… Sí. “El socialismo debe ir en los tuétano” y tu estás en el de nosotros.

Allí bien metidito adentro, en la sangre, en las ganas, en la lucha. Y vuelvo al inicio “Hay momentos en la vida para los que [sí] nací” esos que permiten cruzar miradas, cruzar sonrisas, compartir instantes, y soñar, volar, aprender, armoniosamente vivir.

Vivir valorando esos instantes de felicidad, que precisamente son la felicidad.

Esta noche, un juego de niñez arropó mi humanidad, parecía todo un cuento… esos que suelen ser contados a los niños para luego dormirlos y así comienza la historia con la que dormiré feliz hoy: Y en el andar por la carretera aparece un barco, enormeeee como de los cuentos, grannnde grannde, roooojoo brillante (como la nariz del payaso del circo que me hacía magia), tapaba todo el cielo y el horizonte. Otros niños se sumaban a seguirlo, todos corríamos para ir lo más cerca, distantes del mar, era un barco mágico que en ese instante decidió volar y navegar por tierra, tenÍa nombre: COMANDANTE CHÁVEZ. Tomó vida propia, y sé que allí iba él, sonriendo, sonriendo ante la cara de impresión de muchos en esa oscuridad del camino, y mostrando su puño en saludo a otros quienes a su paso gritaban: VIVA CHÁVEZZZ y sÍ, ese viva Chávez se sentía correspondido. Allí estaba el arañero hoy, en la noche por Vargas pasó. Cuentan que salió de los Teques hoy a la 01:00pm destino a Caraballeda. Esta vez su edecán se identificó como Toto (Crisóstomo Mora) y brevemente narra lo que quizás luego pueda ser definido como “leyenda urbana”:

“Este barco fue mandado hacer por CHÁVEZ, él viene acá para Vargas para una actividad con Nicolás, esta semana. Sólo faltan unos mínimos retoques que se harán en la marina pública de Caraballeda. Este barco no lo hizo el comandante de un día para otro, esto lleva tiempo es trabajo, es bonito. Vengo de los Teques, salí a la 01:00pm y mira a la hora que vengo llegando 09:40pm y voy por Macuto.” Así nuestro Toto, otro héroe anónimo de la Revolución Bolivariana acompaña a CHÁVEZ en su caravana de hoy. Toto (Crisóstomo Mora) es otro de esos hombres de rostros de pueblo, un arañero más pero al volante… no es jefe de tanqueros pero si jefe de grúa… servicio de grúa para embarcaciones pesadas y vale cerrar con sus palabras:

“Allí esta Nicolás, y si hay que apoyarlo, a él lo critican porque es camionero y mira como le echa pierna. Pero por qué lo critican, porque uno no puede aprender y hacerlo bien? Él es como yo”.

Y es que allí está el legado de CHÁVEZ, y es que esta historia no la detiene nadie, todos juntos somos CHÁVEZ.

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.