8 meses sin tu presencia física

Hace 8 meses nos degastes mi querido Comandante Eterno.

Nos quedó un enorme vacío en nuestro corazón y las lágrimas no dejan de brotar de nuestros ojos. Tus hijos e hijas seguimos en pie de lucha, rodilla en tierra, contra esta guerra mediática y económica que los apátridas han emprendido con tu amado pueblo.

Gracias a Dios nos enseñaste a tener coraje y ser valientes y sobre todo a defender a nuestra Patria.

No te defraudaremos, Comandante Eterno.

Cuídanos y guíanos y tiéndenos un manto de protección. Hasta la Victoria siempre, Venceremos!!

Gilda Rodríguez Miranda

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.