A mi eterno amado Presidente

Todavía no entiendo porque te fuiste,
Aún miro tus fotos y te extraño,
es difícil mirarte y afrontar que ya no estás,
tú nos enseñaste a amar, a ser humildes, a valorarnos
y ahora ya no estás,
mi corazón esta triste, pero me siento fortalecida
porque sé, que aunque la maldad de algunos
hombres es grande como para alegrarse por tu partida,
nunca lo será tanto como tu eterno amor,
ese amor que se metió en nuestras venas,
que nos dirige y nos hace erguirnos ante
la adversidad, y mantenernos firmes delante
de todo, para seguir luchando por tu legado,
no quiero seguir llorando, sé que estás bien,
donde voló tu alma cuan ave maravillosa,
llegué a pensar que tu cuerpo era eterno, pero
mi amiga me dijo “Entiende que es humano”
Y le dije: Eso lo sé, un ser humano grande, hermoso,
De un corazón indescriptiblemente amoroso
Y también sé que aunque Por ahora estas mirándonos
Con ese infinito amor, algún día estaré a tu lado
Y podre hacer lo que no pude cuando tu cuerpo
Estaba entre nosotros, abrazarte y decirte
Al oído cuanto te amo!!

Ana Martinez Carabobo

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.