Al que muere por la vida no puede llamarse muerto

Con las buenas noches permiso, como compromiso conmigo mismo y más con la tierra que me vio nacer, alejando temor alguno y con el norte fijo de seguir ese anhelado sueño que tuviera quien en vida se llamara HUGO RAFAEL CHAVEZ FRIAS, personaje ilustre quien con su forma de vida despertó un pueblo dormido, un amor de madre desterrado, una inocencia de niños y niñas incomprendidos, y un amor infinito por su patria que va más allá de la vida porque el dio su existencia física para pasar a un plano mayor que solo es comprendido por quienes queremos a esta patria Venezuela, Venezuela, patria querida, a la que con alegría le hablo cuando veo una política de inclusión donde cabe el desposeído, donde labra el conducir de un pueblo una gente joven y sobre todo donde tiene espacio el desamparado, desprovisto de toda alegría, y tal colmado de tanto sufrimiento y penuria, es pues motivo de orgullo que CHAVEZ le diera a la mujer el puesto que se merecía (honor a mi madre, a mi hija, a mi esposa, a mis hermanas a todas las mujeres venezolanas), cuando joven no tenía claro el valor nacionalista y patriota, pero el transcurrir de los años y las marcadas y claras evidencias de injusticias me abrieron los ojos para entender que quería Bolívar y que reviviría Chávez. La creación de una conciencia nacionalista de nuestras FANB, quien entienden el valor del venezolano, la conciencia cultural de cada niño quien en cada rincón que estaba perdido de nuestra Venezuela con orgullo al igual que un soldado su fusil, lleva consigo un instrumento musical y como dice Ali Primera, no disparo balas sino canciones que se harán eco de la patria que soñó Bolívar y que recupero Chávez.

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.