Chávez, el reloj despertador de la humanidad

Vivió como un reloj al que no se le acabó la cuerda jamás y sus aciertos eran la alarma vibrante  que despertaba conciencias y mentes para reflexionar en cualquier ámbito que tocara. Ese despertador hizo participar al pueblo para la elaboración y aprobación de la CONSTITUCIÓN más perfecta nunca vista y alabada en muchas partes del mundo, despertó a los oprimidos, haciéndolos capacitarse y salir del analfabetismo, que se traduce en desmoronar las ansias del imperio de vernos eternamente sumidos en la pobreza, tanto humana como de invalidez mental, para ser controlados a su antojo, ayudados por los peores fariseos judaicos, lombrices del estiércol, que por dinero son capaces de vender a la madre y que por desgracia son de Nacionalidad Venezolana, que tamaña porquería de ratas (rogándole a las ratas me perdonen la comparación).

Ese hermoso reloj despertó muchas otras cosas que hoy en día son cotidianas, como las Misiones, fábricas, construcciones (ej., puentes sobre el rio Orinoco, los metros, viviendas, mercales, pdvales, satélites, etc.), relaciones económicas, financieras, culturales y de amistad con países de casi todo el mundo, entre muchas otras cosas,  y que bajo la vigilancia de su pueblo amado, continuarán en Venezuela hasta  lograr, con las que dejo plasmadas, ahora en manos de su hijo Nicolás Maduro y el incansable equipo conformado en ultra unidad con el pueblo Chavista, su máximo anhelo, hacer de su adorada Patria una SÚPER POTENCIA, con ánimos, no de explotar a los más débiles y masacrarlos, tal como hacen los EEUU, siempre en manos de presidentes ambiciosos y llenos de demonio, hediondos a azufre que gozan con el mal ajeno; sino,  ayudar a los países más débiles para que también puedan independizarse y vivir de sus propios aciertos y errores hasta conformar su identidad personal que viene a ser el sello y escudo de su verdad como Nación, y a la vez relacionarnos en términos de igualdad, amistad, ética y equidad con aquellos ya desarrollados.

Chávez, fuiste, eres y serás la capacidad, el amor y la fuerza de nuestro pueblo, y personalmente creo que eres un ángel de DIOS, pues reacomodando un poco la bella expresión de una canción de otro inolvidable, ALÍ PRIMERA, “Los que mueren por un pueblo son ÁNGELES no son muertos”, por tanto, no nos desampares ni de noche ni de día para que a aquellos satánicos apátridas que vienen y van  podamos gritarles siempre “NO VOLVERAN”.

Lic., MSc., Nelson A. Valero V.

También hijo de Chávez

Tlf.04140795080

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.