Cómo no llamarte Padre

No estreché tu mano y me distes mil abrazos…
No me reprendiste por mis errores y me llamaste muchas veces a reflexiones.
No me distes una palmada en el hombro de consuelo. Pero tu ejemplo me llenó de fortaleza.
No te sentaste a enseñarme las lecciones abriste paso para que yo las aprendiera.
No te sentaste a orientarme el camino, me distes la brújula para saber elegirlo.
No dialogué nunca contigo pero tus palabras quedaron ancladas en mi alma …cómo no llamarte padre, Hugo Chávez, te amaré por siempre..

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.