De Victoria en Victoria

Hemos salido Comandante de una dura batalla.

No podemos negar que estamos algo adoloridos de la contienda.

Nos faltan tus balsámicas palabras que nos cobijen para curar las heridas, pues sabemos que la lucha sigue. Y que bueno que sigue, “ad portas” están por reventar la cosecha de tu brega y de tu obstinada idea de tener PATRIA. Y con ellas se disiparán las dudas del que arremetió contra nosotros sólo por odio pero sin saber por qué.

Dentro de poco veremos y apreciaremos con toda nuestra existencia la grandeza de tu legado que dejaste en un gran equipo que asume las riendas de nuestro querido país.

Atrás quedarán los que nos objetaban tan sólo porque reconocerán que cuando nos expresaban que “me dijeron” no se sustentaba en un constructo ideológico sino en un deseo de una minoría para acaparar los poderes, que abusó de la información, que la escondió y que incluso la tergiversó.

Logros hay muchos mostrándose y abriéndose camino poco a poco y son ellos los que están anunciando con sigiloso estruendo que la antorcha de la Patria se pasa de mano en mano y allí en ese instante de fragilidad de pasar la antorcha, donde extraños vientos soplan para que no alumbre más estamos hoy.

Pero no hemos dejado apagar la antorcha, no lo vamos a permitir. La rodearemos para cubrirla del combustible de nuestro amor y ella volverá a arder con fuerza y este fuego apagará el odio y la mentira de una prosperidad que se mide en balances económicos pero que no redundan en bienestar para la humanidad.

Querido Comandante la lucha sigue pero por tu memoria eterna andaremos DE VICTORIA EN VICTORIA.

LO JURO.

Gilberto Díaz Carabobo

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.