El enviado de Dios del siglo XXI

noticia_44621Gracias Dios mío por haber vivido y compartido momentos tan bonitos e inolvidables de esta revolución socialista junto a ti. HUGO CHÁVEZ, no habrá otro como usted. Orgullosa me siento de ser venezolana, de vivir en esta tierra hermosa donde todos podemos vivir en igualdad de condiciones. Seguiremos trabajando y construyendo la Patria grande, la patria de Bolívar con sus reflexiones e ideas tan claras y precisas que nos dejaste estamos encaminados y guiados para seguir siendo invictos. CHÁVEZ VIVE LA LUCHA SIGUE!!

Carmen Bastardo Miranda

Comentarios

  1. mariela rangel
    Venezuela

    Un sueño me fue revelado que usted fue el hombre que Dios mandó para arreglar este país y no lo creía, hoy le digo si le creo mi eterno Presidente.

  2. Carmen Bastardo
    Miranda

    Presidente querido cada día que pasa te extraño más, al mismo tiempo me da fuerzas para seguir adelante con tu legado. Contigo aprendí que un verdadero revolucionario no sólo es aquel que apoya el voto duro o el que recibe lo material, sino es aquel que con la conciencia de vivir en un país en igualdad de condiciones sepamos defender en colectivo nuestra SOBERANÍA Y LIBERTAD! gracias infinitas por devolvernos la patria, por hacernos feliz donde tuvimos tanta miseria y tanto desprecio por lo nuestro. Gracias por enseñarnos a querer este país hermoso, y sobre todo por despertarnos políticamente la conciencia. Conocer nuestros derechos, y amar al prójimo, ayudar al necesitado, respetar las personas con discapacidad, en una palabra gracias por dignificarnos y por tanto amor incondicional. Chávez vive la lucha sigue!!

  3. Te cumplí mi Presidente Eterno por ti tenemos Patria.
    Miranda

    Ahora nos toca trabajar duro, concientizar más al pueblo que aún tiene dudas y no se atreve a luchar por la patria.
    Hay que fortalecer a nivel educativo la historia del momento histórico.

  4. Francisco Hernandez
    Táchira

    El Nuevo Continente “En el país de oro oscuro llegará al poder un hombre amado por muchos, odiado por otros, llevando como bandera la imagen del Gran Emancipador. Hombre este, guardián de las riquezas para las futuras generaciones. Este ideal trae consigo persecuciones, oposiciones, ambiciones, y el fin perseguido: retomar el poder, que sería la desgracia para esa nación, acompañados por representantes de la Iglesia Mayor. El Medio Oriente lo conocerá y será visto como una señal, y admirado por muchas naciones. El Imperio del Norte lo detestará por su justicia; pero ante todas las adversidades que ha de enfrentar ese hombre, ese país llegará a ser el más próspero del Continente Sur…”.
    La cita es de una de las profecías del astrólogo francés Michel de Nostradame, escritas en 1555, y la hizo Benichou Jean-Claude, conocido como el profesor Tamao, quien se considera una reencarnación de Nostradamus.

  5. Francisco Hernandez
    Táchira

    El Nuevo Continente “En el país de oro oscuro llegará al poder un hombre amado por muchos, odiado por otros, llevando como bandera la imagen del Gran Emancipador. Hombre este, guardián de las riquezas para las futuras generaciones. Este ideal trae consigo persecuciones, oposiciones, ambiciones, y el fin perseguido: retomar el poder, que sería la desgracia para esa nación, acompañados por representantes de la Iglesia Mayor. El Medio Oriente lo conocerá y será visto como una señal, y admirado por muchas naciones. El Imperio del Norte lo detestará por su justicia; pero ante todas las adversidades que ha de enfrentar ese hombre, ese país llegará a ser el más próspero del Continente Sur…”.
    La cita es de una de las profecías del astrólogo francés Michel de Nostradame, escritas en 1555, y la hizo Benichou Jean-Claude, conocido como el profesor Tamao, quien se considera una reencarnación de Nostradamus.

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.