El hombre de la luz, de las letras, del amor tierno y responsable

Mi Presidente querido y respetado, por Usted, estamos dignificadas las mujeres humildes de este país, cuantas cartas le escribí y se las entregue a casa militar, en ellas le rogaba que por sobre todas las cosas debía cuidarse y aumentar su seguridad personal, pero de verdad,  fue un zarpazo la metodología usada por los fascistas del mundo, para su desaparición física, aunque le extraño tanto, este amor infinito,  seguir su ejemplo de valentía y responsabilidad en cada uno de los actos de mi vida es lo que por lo que continuo, le pido a Dios que derrame toda la luz sobre nuestra Venezuela Bolivariana Revolucionaria y que el mundo entero vea su legado como se está ejecutando en todos los niveles sociales y económicos.

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.