En Sabaneta me regalaste un gesto hermoso

Con un sol inclemente, con altas temperaturas con tu pueblo amado rodeándote en tu amada Sabaneta me encontré de repente llevado por la euforia frente a tu Jeep rojo que maneja nuestro camarada Maduro, en vez de apartarme te señale mi corazón y tú me devolviste ese gesto señalando el tuyo y regalándome una sonrisa paterna de orgullo, amor y cariño hacia uno de tus hijos, no tuve padre hasta el día que te conocí, el 2 de febrero de 1998 comenzaste a labrar mi futuro y hoy soy un hombre de bien gracias Primeramente a Dios, a mi Madre y a ti amado comandante, tu eres la luz libertaria que nos guía a todos tus hijos y defenderemos tu legado con todas nuestras fuerzas. Venceremos.

Javier Arroyo Barinas

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.