Una escalera al cielo

Suelo imaginar tu esencia convertida en  una mágica estela de amor. Allí tras esas nubes, quietito admirando, disfrutado.  En ocasiones inquieto, más con una fe profunda en tus alumnos, esos que dejaste como pupilos, navegantes y marinos, de estas aguas confusas, que no son fáciles de dirigir.

Y tú allí, observando con esa mirada de amor, y muchas veces de cólera, sabiendo  que no es fácil nunca lo ha sido. Paso a paso mi espíritu se eleva a ti, para sonarte, para inventarte y darle fuerza a nuestras luchas. No te perdemos de vista.  Eres el  horizonte que dirige este barco.  Es fácil verte, porque estas desde la mirada de un niño hasta el mirar de un anciano, atravesaste la historia y te perdiste en los tiempos.

Eres y serás el buen hijo de Jesús, noble y con una gran misión que continuamos por ti. Desde mi escalerita imaginaria te dejo mi amor porque amor con amor se paga.

Y no olvides que aquí está tu pueblo, reinventando fórmulas para ser felices. Así como tú nos enseñaste.

Te amamos

Maritza Briceño Zulia

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.