Gracias por todo Comandante, ahora nos toca a nosotros.

5 de marzo del 2013, sin duda una fecha lamentable para millones de venezolanos y personas de todo el mundo. Muchos lloraron, otros sonrieron, otros se sorprendieron y otros, aún no lo creen.

Recuerdo que mi papá llegó a la casa y simplemente me dijo: “Mami, se nos fue”, me abrazó fuertemente y eso dio paso a un momento lleno de sentimiento y llanto entre ambos. ¡Se ha ido, se ha ido el Comandante después de tan fuerte lucha a esa difícil enfermedad!

Lloré durante horas y horas al pensar que no escucharemos más nunca tus cadenas, tu hermosa risa o tu desafinado, agradable y contundente canto, tus coplas, poemas, chistes; o simplemente pensar que no escucharemos más tu voz, esa voz que inspiraba amor, liderazgo, patriotismo, entusiasmo y respeto. Tu simpatía era enorme, tantos opositores que decían “odiarte” pero… ¡Cómo disfrutaban tus cadenas! , tu discurso podía llegarle a cualquier persona sin tomar en cuenta condición alguna. Y sin olvidar esas anécdotas que no podían faltar de tu querida tierra Barinas, “El látigo Chávez”, las arañas o tus años en la Academia militar, un sin fin de historias que nos atrapaban y que nunca alcanzaba el tiempo para que las terminaras de contar.

Muchas veces te llamaron “Dictador, Tirano, Monarca” y siempre nos preguntábamos: Pero qué manera tan original de ser una de estas tres descripciones al ser elegido en cada elección por la mayoría del pueblo a través de la vía democrática. Te llamaron “Golpista” por realizar un Golpe de Estado en contra de las fuerzas neoliberales que llevaron al pueblo venezolano a realizar una Rebelión por las medidas económicas implantadas en aquella época, yo diría que fuiste entonces, un “Golpista” de buenas intenciones. Muchas veces te llamaron “Ignorante, ordinario y hasta marginal” simplemente por provenir del pueblo, por comportarte como uno más de nosotros. Tu humildad y sencillez: Valores que nunca tuviste que practicar o fingir, porque rompiste toda superficialidad política al estar por las calles y pedir bajarte para abrazar a cualquiera, por darle un micrófono para que opinaran aquellas personas que siempre fueron ignoradas, por hacer una de las más grandes obras jamás vistas en el mundo: “La Gran Misión Vivienda Venezuela” y otorgarle una vivienda a cada familia que estuvo acostumbrada a vivir en pésimas condiciones, por tener como objetivo fundamental La Educación y hacerla llegar a cada niño, joven y hasta aquellas personas que no tuvieron la oportunidad de terminar la secundaria, por encargarte de que cada adulto mayor recibiera su pensión… En fin, simplemente eras criticado por ser una persona con un GRAN CORAZÓN.

Gracias a ti, los venezolanos pudimos conocer la historia política de nuestro país, aprendimos a valorar nuestra identidad nacional y a despertar ante aquellas culturas que practicábamos mientras ignorábamos las nuestras. Conocimos a nuestros próceres profundamente, más allá de la poca importancia que le dan en los resúmenes en la Primaria.

Gracias a ti, el pueblo se siente como único soberano al conocer la verdadera DEMOCRACIA, y no la democracia disfrazada de otras Repúblicas. Anteriormente, muchas personas fueron asesinadas por sus opiniones políticas y hoy, vemos hasta a jóvenes opinando frente a las cámaras de forma segura y en conocimiento pleno de las situaciones actuales del país.

Gracias a ti, podemos ver a Latinoamérica unida por un mismo sentimiento e ideal : La Revolución Bolivariana. Y una visible y contundente demostración de esta unión, fue la presencia de Mandatarios y Representantes no sólo de Latinoamérica, sino de todo el mundo en tu funeral. La Prensa Internacional se quedó sorprendida al ver a diferentes continentes, religiones y culturas unidas solo por TI, un verdadero Líder.

No pudiera escribir todas las GRACIAS que debemos darte, pero quisiera resumirlo parafraseando una de tus famosas frases: Hugo Chávez, GRACIAS porque hoy podemos decir que tenemos PATRIA y PUEBLO.

Comandante, hombres como tú no mueren, hombres como tú viven en los corazones y mentes de los verdaderos revolucionarios. Hombres como tú, la historia le da su espacio y respeto para ser recordados eternamente. Hombres como tú, los libros se abren y llenan sus páginas tomándote como protagonista. Hombres como tú, renacen en millones, porque hoy YO SOY CHÁVEZ. Siempre le daré las gracias a Dios por conocerte, pocas veces el mundo nos regala a un hombre tan luchador, perseverante, revolucionario, emprendedor, honesto.. Me siento orgullosa por pertenecer a la juventud que pondrá tu legado en lo más alto de la historia. Tu trayectoria pudo haber sido corta en tiempo, pero tus acciones te hicieron GRANDE, un verdadero Líder digno de recordar y admirar. Con esto, La Revolución comienza una nueva etapa, en la que seremos más radicales y revolucionarios, haremos que te sientas orgulloso de nosotros estés donde estés, que sepas que esos 14 años no fueron en vano.

Esto no terminó el 5 de marzo del 2013, porque ha nacido una leyenda y unas inmensas ganas de hacer Revolución. Tú mismo nos lo dijiste: “HASTA LA VICTORIA SIEMPRE”. Ya hiciste tu parte, ahora nos toca a nosotros.

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.