Hugo, de arañero a redentor de los irredentos

Quien en su natal Sabaneta hubiera siquiera pensado de aquel vivaz flacucho de pelo ensortijado, que terminaría siendo el alma y motor de todo un pueblo al que él, una madrugada de Febrero despertó y nunca más dejo que se durmiera

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.