Nos diste nombre y rostro Chávez

Soy tu eterna  y fiel admiradora porque aunque estés en el tercer cielo, te extraño mi Chávez, si me dijeran algo imposible que cambiásemos de tiempo yo me iría en tu lugar, es que te necesitamos, eres un ser excepcional, mis ojos se llenan de lágrimas por ti cuando todos los días te miro y en este momento te extrañamos mucho más.

Gracias a mi padre celestial que te mandó para que dejáramos de ser uno sin nombre y sin rostros y nos enseñaste que los pobres si tenemos mucho valor moral, no te defraudaré jamás mi Chávez.

Te amo

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.