Nuestro Libertador

Hermano, soldado de la patria
no me conociste, pero yo si te soñaba,
varias veces visitamos obras que tu sembrabas
hasta soñé en una enfermedad diferente.
eso lo compartí con mi familia antes de tu partida.
Esta familia siempre recordará tu entrega infinita
por favorecer a los más débiles, a los más sufridos.
Dios bendiga tu llegada a su lado y llene de amor y paz infinitos
tu espíritu.

Sigue de cerca el accionar de tu Revolución, para que no haya
ninguna duda que va por el camino indicado.
Para que este y los demás pueblos del mundo,
conozcan, sientan y vivan la felicidad, la paz,
la alegría, la sabiduría y el amor.
Dios padre santo protege a nuestro salvador.

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.