Padre Chávez

Mi muy querido padre Chávez, hoy a tus 300 días aun se siente el dolor como si no hubiese pasado una hora, aun nuestros corazones te extrañan, te nombran, te lloran, te ríen, te sueñan, te anhelan. Los hijos que más te queremos nunca te podremos olvidar porque tú sembraste una nueva vida en cada uno de nosotros.

Te seguiré cumpliendo hasta que la sangre caliente me lo permita, desde donde estas: ayúdanos a hacer la justicia que estamos forjando, nunca te pediré nada personal porque lo más personal que tengo y quiero es mi amor por ti, mi orgullo y mis venas llenas de sangre revolucionariamente CHAVISTA, hasta la victoria siempre mi comandante del amor. Nunca habrá una despedida porque tú eres nuestro día a día.

 

Mary Pineda Distrito Capital

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.