Perdón Comandante Chávez por no haberte cuidado

BFahGeeCIAIsKBJ1.jpg-large1Cuando te vi, la primera vez me salvaste de un examen terrible en mi carrera de economista, ese día dije que no presentaríamos porque amaneceríamos de golpe, fue un decir, y aquel 4F, me levanté con la grata noticia que un militar irreverente y rebelde, había dado un golpe a Carlos Andrés Pérez, dije bingo no presentaré Social, me salvaste la vida, y me quedó guardado en el alma aquel por AHORA, en 1997 escuché nuevamente hablar de ti, en 1998, cuando veía tu campaña y aquella manera imponente de decir las cosas, sin flores, sin adornos, así como te nacían del alma, dije que maravilla, al fin un candidato presidencial que habla igual al pueblo, salí a votar con la confianza que había llegado aquel por ahora, desde allí, aprendí a vivir contigo día a día, escucharte, aplaudir todos los beneficios que le dabas a los más necesitados, ver tu desprendimiento, enfurecerme cuando alguien decía cosas horribles de ti, aquel 11 de Abril, cuando comenzó aquel golpe, y decían que te habían llevado, mi corazón se puso tan chiquito, sentía que me habían quitado algo, me iba de viaje mi Hugo, lo suspendimos porque no sabíamos nada de ti, y cuando te vi aparecer, la vida me volvió al cuerpo al verte llegar, verte llegar con aquella humildad, aquel Cristo, dije todo esta bien la lucha continua al lado de mi Comandante, cada día me dedicaba más a trabajar por tu proyecto, acatar tu línea, tus órdenes, ser una soldada, disciplina, leal, sobre todo leal, no prestarme a corrupciones, hacer lo contrario a tu proyecto era sentirme traidora.

Cuando dijiste que tenias cáncer, Dios, fue peor que cuando el médico me dijo a mi lo mismo, porque el Comandante Dios Santo, si tú sabes que él es el timón de este país, el motor de todos los que estamos en esta gran casa llamada Venezuela, cuando vi aquella fortaleza de enfrentarlo, dije saldremos de esta nueva batalla, eres grande mi comandante, cuando llegaste bien, mejorado dije, vamos bien, cuando volviste a decir que tenias que operarte nuevamente dije algo anda mal, y aquel 8 de Diciembre, cuando hablaste con tanta tristeza, con tanto dolor, con aquella mirada perdida, hermética, dije qué pasa Dios, mi comandante se está despidiendo, no puede ser, sin embargo, todos los días decía, no han dicho nada, mi Comandante está dando la lucha, hasta aquel 5 de marzo, cuando nos dijeron que ya no estarías más, recordé aquel 2002, cuando te  fuiste y regresaste, pero esta vez no regresarás.

Te pedí perdón porque fui egoísta contigo, no te cuidé, solo te exigí, solo te pedí, solo me preocupaba que si tú no estabas quien velaría por mi y los demás, dije ese fatídico martes, me dejaste sola comandante porque, pero ya más tranquila, pero con mucho dolor y vacío en mi corazón de no saberte más físicamente, me doy cuenta que fuimos egoístas, mezquinos, contigo, teníamos que haberte pedido que tomaras tu tiempo, te cuidaras, sanaras verdaderamente y luego regresaras, y que ese tiempo un representante de la revolución quedara al frente, pero sabiendo que tu estarías dedicándote a tu salud, cuan egoísta hemos sido, donde quiera que estés mi Comandante Chávez, perdóname por haberte descuidado, por exigirte tanto sin darte nada.

Hoy te digo gracias por haberme permitido vivir en esta época, tu época, por haberme permitido ser parte de la historia de mi patria en el siglo XXI, gracias por dejarme la dignidad de ser venezolana, por haberme dejado una patria libre, una patria soberana, un pueblo preparado para cualquier ataque de ideas, porque tu nos libertaste nos abriste la mente. Gracias comandante Chávez, por ser el padre de la patria contemporánea. Sé que emprendiste el viaje antes que yo, espero encontrarte pronto, cuando mi misión termine en la tierra, y tal vez allí con menos soldados con menos pueblo, tenga la oportunidad de decirte que soy una de tus soldadas, poder conversar contigo, y decirte cuanto te admiro, darte un abrazo enorme, ese que la vida no me dejó darte en uno de los momentos en que te tuve cerca, pedirte perdón personalmente por no haberte cuidado y que me permitas cuidarte, me despido Comandante, solo puedo decirte perdón por no cuidarte. Te amo y te amaré como al mejor de los padres eternamente, seguiré en esta tierra cumpliendo tus lineamientos, solidaridad, amor al hermano y el vivir viviendo consolidando la  patria socialista. Vivirás Comandante, porque ya venciste como los gigantes, como los héroes, como los inolvidables, porque eso eres, inolvidable.

Lorena Montero Zulia

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.