Por Siempre, Hasta Siempre Comandante Hugo Chávez

Hoy 9 de marzo de 2013, desde La Habana, Cuba y con la frente en alto pero el corazón en el suelo escribo este ensayo, un ensayo que nunca pensé escribir.

Corría mayo del 2004 regresaba de Madrid, España de mis estudios en cooperación internacional y administración pública; llegaba a Chihuahua, México, mi tierra adoptiva, a trabajar en la Universidad dando clases de Teoría de Relaciones Internacionales II e Historia de América Latina, en Madrid, en el Instituto Universitario José Ortega y Gasset, donde estudiaba un doctorado en Gobierno y Administración Pública, había oído hablar comentarios negativos sobre el Presidente Chávez de parte de una alumna venezolana, en realidad yo no conocía el proceso revolucionario venezolano, mucho menos había estado en Venezuela.

Fue a  mediados o finales del 2005 que decidí salir de la Cátedra donde trabajaba en la Universidad y fundar el Centro de Estudios de la Revolución Bolivariana,  primer centro en México  dedicado en exclusiva al estudio de la Revolución Bolivariana; me interesaba saber las razones por las que Chávez ganaba tantas elecciones, además, de manera totalmente legítimas, aspecto poco común en México; fue entonces que me fui metiendo en el análisis y estudio de la políticas públicas, lo que allá llaman “misiones bolivarianas”, alrededor de 30 programas sociales realmente originales; incluso llegué a escribir  dos  libros sobre esto “Venezuela Hacia el Socialismo del Siglo XXI; las Misiones Bolivarianas del Presidente Hugo Chávez frías -2007-”; el otro libro es “Citas del Presidente Hugo Chávez Frías -2010-”. Conté con este proyecto con mi querido padre Javier Félix quien asume como Director y yo como Subdirector. Pueden visitar nuestra página en: www.revolucionbolivariana.org.mx

Eran tiempos de campaña para Presidente de la República en México –enero-julio de 2006-; el candidato conservador era Felipe Calderón y el de izquierda era Andrés Manuel López Obrador a quién la televisión, en especial Televisa, aprovechando la ignorancia del pueblo mexicano sobre la realidad venezolana y sobre todo hacia el  Comandante Chávez, lo mostraban como una persona ignorante, fracasada y dictatorial. Decían que si ganaba Andrés Manuel, México se convertiría como Venezuela, en donde todo sería violencia, endeudamiento, desempleo, caos.  Todo esto pasó exactamente  pero con la llegada, dicho sea de paso de forma fraudulenta, de  Calderón.
Quise dar esta introducción, pues en torno a la figura del Presidente Comandante hay muchos prejuicios incluso de grupos de izquierda en México y de algunos compañeros de MORENA. Existe una especie de autocensura con todo lo relacionado al tema de Chávez. Una vez recuerdo haberme entrevistado con Héctor Vasconcelos, entonces encargado de Asuntos Internacionales en el equipo de Andrés Manuel y, al obsequiarle mi primer libro, en cuya portada está Chávez con el puño en alto y de fondo la estrella roja, lo primero que me dice es si yo tenía algo que ver con la Embajada de Venezuela en México. En México, la TV no sólo tiene de rehén a los políticos, sino incluso a muchos intelectuales. Mientras no se democratice los medios masivos de comunicación, nunca tendremos democracia. Por supuesto que no tengo que ver nada con ellos, para ese entonces ni siquiera había visto a Chávez físicamente.

Como bien dice el hoy Presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro no ha habido otra figura presidencial tan atacada, calumniada, insultada y vilipendiada, como la de Hugo Chávez.

Ahora, ¿qué me llevó de él, o mejor dicho qué aprendí de él?

Yo aprendí de él muchas cosa, pero principalmente lo siguiente:

1.- Que, tal como lo hiciese Don Benito Juárez. Se puede llegar al máximo cargo público, al de más honor, que es el de Presidente de la República, sin tener que perder la sencillez y la humildad.

2.- Ligado con lo anterior; que se puede llegar al máximo cargo público sin perder la sencillez y la humildad  sin traicionar al pueblo que lo eligió.

3.- Que se puede llegar al máximo cargo público, sin perder la sencillez y la humidad, sin traicionar al pueblo que lo eligió y ser solidarios con otros países;   sin complejos de ningún tipo y pararse firme ante el imperio. Lo único que hace falta es voluntad y amor por el pueblo. No dejarse presionar por intereses oligárquicos o poderes fácticos. Por si no fuera poco, se puede incluso ser extraordinariamente culto  y venir de donde venía, de las Fuerzas Armadas
El resultado está a la vista: en 14 años Venezuela redujo a la mitad la pobreza y en 2 terceras partes la pobreza extrema. Por primera vez contamos con un organismo regional que integra a todos los países desde México hasta Argentina, sin Estados Unidos y Canadá –la CELAC-. Quién iba a pensar, antes México era el único que apoyaba a Cuba; hoy es Canadá el único que apoya a Estados Unidos.

Querido Comandante y maestro Hugo Chávez, fui un afortunado en la vida por ser contemporáneo tuyo, por poder seguirte, verte,  oírte, estudiarte; de ti aprendí por ejemplo que el Congreso mexicano le dio la nacionalidad al Libertador Simón Bolívar un 17 de marzo de 1824, 6 años antes de que este muriera. De ti conocí varios libros que recomendabas en ese maravilloso programa Aló Presidente. Fue gracias a ti que se formó la CELAC, fue gracias a ti que junto a Cuba fueron los dos países en formar el ALBA y que enterraron junto al apoyo de otros mandatarios, el ALCA, y muchas cosas más. Todas esas alianzas que tejiste a nivel internacional no hubiera sido posible sin otros líderes igualmente importantes como el propio Fidel, Lula, Néstor, Evo, Correa, Ortega, Lugo, Mújica, Zelaya. Me apena que México no haya estado a la altura de las circunstancias, pues ni Vicente Fox -2000-2006-, ni Calderón -2006-2012-, te supieron respetar a cabalidad, en ellos pesa aún el yugo del imperio y de los poderes fácticos que tú te liberaste; te  pido perdón por ello. Como bien tú dices:

“Cuando estamos entrando a la era bicentenaria de aquellas luchas colosales contra el colonialismo, contra el imperialismo y por la liberación de nuestros pueblos, yo estoy seguro de que el pueblo mexicano sabrá rescatar del olvido, sabrá alimentar con su alma, con su nervio, con su historia y su heroísmo, el sueño de Bolívar, porque Bolívar vive también en el alma del pueblo mexicano”.

Querido Comandante y maestro, mi sueño de poder saludarte no pudo ser, pero me quedo con el alma llena de felicidad de haberte acompañado el 4 de octubre del 2012 dar ese discurso memorable de cierre de campaña bajo una torrencial aguacero y, posteriormente, festejar el triunfo el 7 por la noche y poder verte en el Balcón Presidencial, en el Palacio de Miraflores junto a mi entrañable  padre y amigo; me quedo contento y tranquilo de ver que tienes un discípulo que es Nicolás Maduro con fuerza para seguir tu legado, me siento contento porque hay millones de personas que te siguen y quieren en Venezuela y en el mundo. Querido Comandante me siento contento porque te honré en vida con la creación del Centro de Estudios de la Revolución Bolivariana; porque escribí 2 libros que hablan totalmente sobre tu Revolución Bolivariana que tanto soñaste. ¡Misión cumplida querido Hugo; Comandante, seguiremos construyendo la Patria grande! Porque como dice Martí:

¡Cuando se muere en brazos de la patria agradecida, la muerte acaba, la prisión se rompe, comienza al fin con el morir, la vida!

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

Licenciado en Relaciones Internacionales. Director Adjunto de Centro de Estudios de la Revolución Bolivariana. Coordinador del Movimiento Regeneración Nacional –MORENA- en América Latina y el Caribe. www.revolucionbolivariana.org.mx   morenalatinoamerica@gmail.com

 

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.