Querido paíto

Hace 21 años te conocí en aquella imagen del medio día del noticiero, yo tenía 12 años, pero era consciente de las necesidades del pueblo porque nací, crecí y vivo en un barrio: mi mamá más de una vez se paró a las 3 de la mañana a hacer cola para conseguir un pote de la “leche popular”, la de la lata azul que los cuarto republicanos repartían al pueblo en calidad de limosna por conseguir los votos y seguirnos sumiendo en el hambre, presencié la peinilla y el lacrimógeno en las verdaderas luchas estudiantiles de otrora (las de ahora dan pena, son burguesas). Mi primer voto fue tuyo, recuerdo que ansiaba con todas mis almas en 1998 cumplir los 18, y cuando llegó el 9 de mayo y los cumplí: al día siguiente me fuí corriendo a inscribirme en el registro electoral y luego a 5ta república, ya era mayor de edad y con el pleno poder en mis manos de decidir el destino que tu hiciste público años atras…era la oportunidad de oro!. Voté por ti paíto, por este proyecto por el que lucho cada día, a grito, a ayuda!….ganaste paíto y ganó la constitución, y con tu trabajo de día a día: hasta el mundo fue ganando, los países discriminados se hicieron oir a través de tu voz.

Cada consejo, cada discurso fue profundizado en mi alma, cada orden cumplida a cabalidad…pero ¿sabes que es triste?: saberme sin padre: sin ti, y tomo las palabras de Alí, el cantor del pueblo, porque así lo siento: <<¿por qué me piden que cante?, si me han cortado a tiritas todo el azul de mi cielo, mis estrellas toiticas se han caido por el suelo>>

Así estés en mi y en cada uno de nosotros, igualito tengo partida el alma en pedazos, y aunque tu memoria me brinde aún más peso en el nivel de compromiso: voy a seguir luchando, nada me detendrá! pero igualito, mis lágrimas no cesan. Tú me enseñaste y soy Chávez. No soy la chavista que se desgarra la camisa roja: soy la chavista que como tú no hace alarde sino que demuestra con hechos, hay un pueblo que aún necesita de Chávez y yo soy tú.

Paíto: gracias por dedicarme tu vida, y a todos mis hermanos venezolanos, por enseñarnos a creer en la justicia popular, a compartir con el desposeído sin esperar nada a cambio, gracias por enseñarnos a amar el terruño venezolano. Dios te bendiga: viviremos y venceremos por siempre. Te amo!

 

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.