Te extraño Chávez

Una vez te vi que estabas sentado en tu silla como todo un gran señor y estabas solo y yo te dije; así te quería yo encontrar, para que me pudieras atender y tu bajaste de esa silla y fuiste hacia mi y yo hacia ti y te abracé tan fuerte como a alguien que se aprecia muchísimo, y luego desperté y dije Gracias Mi Dios, porque me distes este espacio para compartir ese momento contigo Chávez, esto me sucedió antes de tu partida y fue la única forma que te llegue a observar de cerca. Te amamos mis tres hijas y mi esposo, Chávez, Dios te tenga a su lado, para que nos contemples desde allí. Por siempre te recordaremos, hasta la victoria siempre.

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.