Todos los que no supimos valorarte en vida hoy te lloramos con el corazón

Van transcurriendo los primeros meses de ausencia física del presidente Chávez y como dice la canción “yo nunca pensé que doliera tanto”, sobretodo porque en vida nunca te valoré.

Siguiendo la línea de la canción, hoy en día pienso que “ojalá pudiera devolver el tiempo para verte de nuevo, para darme un abrazo” y agradecerte por todo lo que nos diste y que nunca supe agradecer. Un hombre como tú que nos diste las herramientas para educarnos, alfabetizarnos y salir de la profunda ignorancia que había en nuestro país, no puede olvidarse fácilmente, no se puede dejar de sentir en el corazón.

A raíz de tu muerte el día a día ha perdido cierto encanto, la Tv no es igual sin tus mensajes reflexivos o aquellas cadenas extensas que nos hacían sentir tan cerca de ti. Hace falta desesperadamente tu rostro y tu voz por los medios de comunicación.

Perdóname por no haberte respetado como merecías, por no haber atendido cada uno de tus sabios llamados, por no haber luchado con madurez, por no haber puesto mi granito de arena en esta Revolución pero nunca será tarde para hacerlo. Ahora más que nunca haré vivir tu legado con orgullo y dignidad.

Esperaremos pacientemente el día de la resurrección, el “juicio final” como lo indica la Biblia, porque allí estarás y sólo allí Dios hará justicia. ¡Y se sabrá la verdad universal de tu bondad!

Hasta la Victoria Siempre mi Comandante!

 

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.