Un nuevo amanecer

Pensando en lo imposible que es aceptar su partida, porque se le siente vivo aún, se le siente presente aún, en cada calle, en cada rostro, en cada recuerdo, en cada foto, en cada grabación… Pensando que no es solamente por el amor apasionado que despertó en su pueblo, en sus compañeros y compañeras de lucha y tal vez hasta en algunos de sus adversarios…, que no es solo por la certeza de no estarnos engañando o confundiendo en relación a lo que hemos sentido tras su partida, sino seguros en lo mas profundo de nuestra conciencia que estos sentimientos son los más reales que jamás hayamos vivido, los más palpables y verificables, en nuestros latidos y en nuestros sentidos, y en ese órgano de nuestro cuerpo llamado Alma, proclamamos  la certeza de saber que sigue vivo, de una manera extraña, desconocida y mágica… Y así empezamos a entender más profundamente, la  gran y especial capacidad que tuvo para identificarse con  cada uno y cada una, con todos y todas, sin excepción de condición social, étnica o religiosa. Toda la población  se identificó con él, en algún momento, como mínimo, durante estas ya casi dos últimas dos décadas,  desde el estremecedor  y salvador  “…POR AHORA…” Todos nos hemos identificado con Chávez, con una intensa profundidad, más allá de las ideologías, más allá de la política, más allá del “bien” y el “mal”, todos y todas fuimos tocados en lo más profundo de nuestro ser, por la fuerza de la conciencia, la pasión por su patria y por su pueblo  y por la misión de vida de Hugo Rafael Chávez Frías. Por eso suenan tan huecas las palabras que pretenden comentar o referirse a nuestro Comandante, negando esa poderosa verdad de su trascendencia… no provoca, ni merece siquiera responder a tan necias y vacías palabras pronunciadas por los politiqueros de la oposición venezolana e internacional, que a veces logran contaminar las almas más puras como las de algunos jóvenes… El pueblo venezolano y los pueblos del mundo entendieron perfectamente esa dimensión de nuestro Comandante y Presidente, y ya todas las batallas están ganadas, ya no hay vuelta atrás, ellos lo saben y simplemente ni siquiera saben cómo salirse de la palestra política… pobrecitos! En el fondo, dan lástima por haber perdido su humanidad, por haber perdido la capacidad de ser humildes y valientes y reconocer que simplemente estaban totalmente equivocados, que simplemente sus objetivos políticos ya no tienen sentido en este nuevo mundo, en esta nueva era … No perdamos jamás nuestra humildad y sigamos pidiendo a Dios que le ilumine sus almas con sabiduría, y simplemente rectifiquen y se unan al trabajo del día a día, y se nos unan para disfrutar juntos del nuevo amanecer en esta tierra de gracia, bendecida y feliz!

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.