Un por ahora, un para siempre, una obra inconclusa que el pueblo ha de culminar

Llegaste a nuestras vidas de forma drástica y en pocos segundos con un “Por Ahora” te enterraste en nuestros corazones, desde niños escuchamos a partir de ese momento frases como “por fin alguien se hace responsable de sus acciones”, “ese hombre volverá” y otras tantas que no recuerdo por mi poca edad en aquellos tiempos. Lo cierto es que volviste con tu moral intacta y aquellas frases que escuchamos de niños ya entrando en la adolescencia se hacían realidad.

Así fuiste Comandante, por medio de tus acciones, de tu moral intachable, entre avances y retrocesos, entre aciertos y errores, así fuiste entrando en cada hogar venezolano, pero no tocaste cualquier puerta si no la puerta de los pobres, de los de a pie, de aquellos que habían sido invisibilizados. Fue este tu primer error, tu amor a la Patria de Bolívar y a su Pueblo no te permitió pactar con la burguesía parasitaria de nuestro país y desencadenaste dos fenómenos:

Por un lado el odio profundo por parte de los sectores de la sociedad venezolana que durante años desangraron a nuestra patria, se hicieron de la renta petrolera y para colmo, persiguieron, torturaron, asesinaron y desaparecieron a todos aquellos que se atrevieran a luchar por los derechos del Pueblo. Pero no te conformaste y a pesar de contar con enemigos tan poderosos como los descritos anteriormente, decidiste caracterizar a la Revolución Bolivariana de Socialista y Antiimperialista para así  ganarte un enemigo más, el imperialismo norteamericano.

Y por el otro despertaste un amor profundo en tu Pueblo, tan grande, que salió desenfrenado a rescatarte aquel Abril del 2002, resistió con altura aquel duro paro petrolero y las famosas guarimbas, luego se desbordo a las calles a cumplir y hacer cumplir cada una de las misiones que le asignaste, estas últimas, las misiones sociales, estrecharon aún más los lazos de amor entre un Pueblo y su Líder; pero este amor desenfrenado con el pasar de los años fue confluyendo con un factor determinante para el proceso revolucionario, la conciencia generada gracias al estudio, al debate y a la praxis Revolucionaria permanente del Pueblo.

Así fue como ese “Por Ahora”, se transformó en conciencia, antiimperialismo, humanismo, solidaridad, internacionalismo, camaradería, alegría, salud, deporte, cultura, educación, ciencia, tecnología, en un amor, que se expresaba en inmensas concentraciones, en gritos, lágrimas y sobre todo en las victorias electorales otorgadas a su Comandante Chávez, una y otra vez en el juego democrático enmarcado en la propia democracia burguesa; pero ellos, el imperialismo, la burguesía parasitaria y los partidos políticos defensores de sus intereses, torpes al fin, simplificaron estas expresiones con frases tan burdas como están obligados o cuanto les pagaron, sin comprender o poder traducir la conexión existente entre el Pueblo y su Comandante.

Hoy después de catorce años de lucha permanente, despertamos en una inmensa concentración, esta vez con más lágrimas, más cantos, mucho más amor del que jamás fuese expresado, con todo un Pueblo desbordado durante ocho horas de sol inclemente, pero algo pasa, ya van siete días continuos, el cielo sigue despejado, el sol se niega a bajar su intensidad, noches largas entre cantos y conversas, entre café y cigarrillos, colas inmensas que en vez de cesar se incrementan, desconocidos que parecen conocidos, todos queremos ver al Comandante, aquel que nos acostumbró a sus cantos, a su risa, a su llanto, a sus regaños, aquel maestro que con lápiz en mano que no temía en explicarle a su Pueblo los planes a implementar a corto, mediano o largo plazo, pero esta vez Comandante, no hay un discurso de por medio, no hay una canción entonada por tu voz, solo estas hay quieto, inerte, no pareces tú y es en ese momento donde algunos comprendemos que de la misma forma drástica en que llegaste a nuestras vidas, con aquel “POR AHORA”, te habías marchado, pero esta vez con un “PARA SIEMPRE”.

Desde hoy muchas son las versiones, que se escuchan sobre tu partida, tu Pueblo las comenta, de todas me quedo con una y es aquella que dice que tu cuerpo no aguanto, no aguanto tanto amor por tu Pueblo, tanto amor por lo pobres del mundo, tanta pasión desenfrenada, que decidiste liberarte de él, para así esparcirte por todo el mundo y convertirte en millones, hoy todos somos tú, hoy todos somos Chávez.

Tú obra Comandante esta inconclusa, pero tus ideas están intactas, nos enseñaste el camino que debemos transitar, tu partida física nos duele y a la vez nos fortalece, este Pueblo ha de crecerse en las dificultades como ya lo ha demostrado infinitas veces, jamás permitiremos que el imperialismo norteamericano, la burguesía apátrida y sus lacayos vuelvan al poder, juramos vencer y venceremos, no descansaremos hasta construir un sistema más justo, más humano, que nos es otro que el socialista.

Patria o Muerte

Venceremos

Yerohan Ortiz Venezuela

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.