Venciste

Hace varios días que encontré este espacio, de tantos que hay en este mundo virtual, donde poder mandar un mensaje en honor a un gran ser humano, como lo fue Hugo Rafael Chávez Frías.

Pensé en establecer un eje cronológico, que relatará tus hazañas desde aquel “por ahora” en febrero de 1992 donde aquel el fallido golpe, te lanzó como la voleadora de Martín Fierro a los corazones del pueblo venezolano. Fue tal la presión popular que tuvieron que amnistiarte, sino recuerdo mal el gobierno de Rafael Caldera. Para muchos la cárcel es un infierno (es verdad), pero para ti fue quizás la bendición, de poder interiorizar la idea política, y empaparte de la lectura que tanto le inculcabas a tu pueblo.

Después vinieron las primeras elecciones, las otras y las otras… hasta un ¡revocativo pues! ¿se animaría el señor Rajoy a aplicarse uno?… Y por mucho que se molestarán los medios de comunicación tanto privados en Venezuela, como los norteamericanos y europeos, donde el interés económico, prima más que el interés de informar, es más gusta más crear un lenguaje de la desestabilización, a partir de hechos como el de tu propia enfermedad, de cierres de medios totalmente falso (Chávez no cerró medios de comunicación, les quitó la licencia pública como fue el caso de R.C.T.V. , porque esos medios participaron activamente, y de manera reconocida en el golpe de Estado, que te perpetraron en abril del 2002, sumado a un paro petrolero, pero la pregunta es: ¿hubieran cerrado los gobiernos se me ocurren Madrid, Londres o Washington, medios de comunicación que hubieran conspirado en un golpe de Estado?, la respuesta creo que es evidente.

Por todas estas cosas, es por lo que venciste, comandante, hasta incluso en tú enfermedad luchaste como un jabato, por la vida. Y los que hemos padecido esa dichosa enfermedad, sabemos que el apoyo externo es importante, pero el interno lo es aún más, y tú tenías mucha fuerza vital en su interior.

Bueno comandante, allá estás en la inmensidad, en el empíreo con Allende, Sandino, Camilo Torres, Bolívar y con tu abuela Rosa. Bueno me gustaría, hacer un pequeño juramento: juro por lo que más quiero en esta vida, que si tengo que dar mi vida por los pobres, por los necesitados, por los desposeídos, por los que no tienen un futuro más lejano que el triste mañana, la daré sin reparo ninguno.

Venciste y viviste, por que hoy tu espíritu es allá donde quisiste pasar tus últimos días en las orillas del Apure, o del Arauca, en llanos que te vieron crecer. Hoy tu muerte nos ha cubierto con su manto oscuro, pero mañana, la luz de tu obra aliviará nuestra tristeza.

Me quedó finalmente con el aserto de Alí Primera: “los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos”. Gracias comandante, por devolverle la ilusión a Venezuela, devolver a enaltecer los valores de ese gran pueblo, y sembrar su vientre de esperanza por un futuro mejor. ¡Hasta pronto amigo, nos veremos más temprano que tarde!.

¡VIVA VENEZUELA! ¡VIVA CHÁVEZ!

Haga un Comentario


@



Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social no serán publicados, este sitio se reservará el derecho de su publicación.